News

Blog y noticias

blog-retinae-1200x675.png
21/May/2024

En los últimos años, se ha observado un creciente interés en el uso de nutracéuticos para el caso de enfermedades retinianas.

A pesar de los avances en terapias farmacéuticas, la protección del tejido neural de la retina sigue siendo un desafío significativo debido a su limitada capacidad de regeneración. En este contexto, la investigación sobre la eficacia de los nutracéuticos ha cobrado relevancia, especialmente en el campo de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE). En este artículo, nos enfocaremos en los ingredientes clave presentes en Retinae, un producto nutracéutico diseñado para mantener la salud ocular y prevenir retinopatías.

La Retina

La retina es una estructura altamente especializada que recubre la parte posterior del ojo y desempeña un papel crucial en la transmisión de señales visuales al cerebro. Compuesta por varias capas celulares, la retina es muy vulnerable a daños causados por el estrés oxidativo y la inflamación, que son factores contribuyentes en el desarrollo de enfermedades como la DMAE. Mantener la integridad estructural y funcional de la retina es fundamental para preservar la salud visual a lo largo de la vida.

Ingredientes de Retinae y RetinaeXL

Tagetes erecta (Carotenoides – Luteína y Zeaxantina):

Los carotenoides, como la luteína y la zeaxantina, son pigmentos vegetales con propiedades antioxidantes. Estudios clínicos, como el Estudio de Enfermedades Oculares Relacionadas con la Edad (AREDS), han demostrado que la luteína y la zeaxantina, pueden ayudar a proteger la retina contra el daño oxidativo y la degeneración celular asociada con la DMAE. La suplementación con estos carotenoides ha mostrado beneficios significativos en la prevención de la progresión de la enfermedad y la preservación de la función visual.

Ácidos Grasos Omega-3:

Los ácidos grasos omega-3, como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), son conocidos por sus efectos antiinflamatorios y neuroprotectores. Estudios han demostrado que la suplementación con omega-3 puede reducir la inflamación retiniana y la neovascularización, dos procesos implicados en la patogénesis de la DMAE. Además, el omega-3 puede modular la expresión génica y mejorar la función de las células retinianas, lo que contribuye a la preservación de la salud ocular.

Vitaminas (C, E, B [B6, B9, B12])

Las vitaminas antioxidantes, como la vitamina C y la vitamina E, desempeñan un papel crucial en la protección de la retina contra el estrés oxidativo. Además, las vitaminas del grupo B, incluyendo la B6, B9 y B12, están involucradas en la regulación del metabolismo celular y la prevención de la neurodegeneración. La suplementación con estas vitaminas puede ayudar a mantener la salud retiniana y prevenir el desarrollo de enfermedades como la retinopatía diabética y la DMAE.

Minerales (Zinc y Cobre)

El zinc y el cobre son minerales esenciales para el funcionamiento celular y el metabolismo normal. La suplementación con zinc puede proteger la retina contra el daño oxidativo y la degeneración celular asociada con la DMAE. Además, el cobre juega un papel importante en la regulación del estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria, contribuyendo así a la salud ocular global.

Lactoferrina

La lactoferrina, una proteína fijadora de hierro con propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, puede ayudar a proteger la retina contra el daño causado por la inflamación y el estrés oxidativo. Estudios han demostrado que la lactoferrina puede modular la respuesta inmune y reducir la expresión de citocinas proinflamatorias.

Conclusión

La composición única de Retinae, que incluye una combinación de carotenoides, ácidos grasos omega-3, vitaminas, minerales y lactoferrina, ofrece una estrategia integral para el mantenimiento de la salud ocular y la prevención de retinopatías. Al abordar múltiples mecanismos implicados en la patogénesis de enfermedades como la DMAE, Retinae es un suplemento nutriciona que aporta todos estos nutrientes al cuerpo y a la retina. 

Descarga el PDF para más información detallada sobre la composición de Retinae y  referencias bibliográficas a los estudios mencionados. 

Más información sobre retinopatías en nuestro blog: https://drvet.pet/todo-sobre-la-atrofia-progesiva-de-retina/


Spain-3-1200x675.png
30/Abr/2024

La salud gastrointestinal de las mascotas fundamental para su bienestar general.

Entre los problemas gastrointestinales más comunes se encuentra la diarrea, que puede ser un síntoma de diversos trastornos y condiciones médicas. En este extenso artículo, exploraremos en profundidad la diarrea en las mascotas, desde sus causas y síntomas hasta su diagnóstico y tratamiento. Además, abordaremos específicamente la diarrea crónica del intestino grueso, detallando sus características, causas y opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué es la Diarrea?

La diarrea en los perros es un trastorno gastrointestinal caracterizado por deposiciones sueltas o acuosas, que pueden presentarse de manera aguda o crónica. Cuando un perro experimenta tanto vómitos y diarrea a la vez, se denomina gastroenteritis. La diarrea puede originarse en diferentes partes del tracto gastrointestinal, lo que lleva a diferentes formas de la afección. Si la diarrea proviene del intestino delgado, se conoce como enteritis, mientras que si procede del intestino grueso, se llama colitis.

Causas de la Diarrea en Perros

La diarrea en los perros puede tener una amplia variedad de causas, que incluyen:

  • Parásitos intestinales.
  • Infecciones víricas o bacterianas.
  • Cambios en la alimentación.
  • Enfermedades sistémicas como: problemas renales, hepáticos o pancreáticos.
  • Ingestión de cuerpos extraños.
  • Enfermedades inmunomediadas.
  • Enfermedades oncológicas.

Síntomas de la Diarrea

Los síntomas de la diarrea varían según su origen. Los perros con diarrea del intestino grueso pueden presentar deposiciones más frecuentes pero de menor volumen, posiblemente con sangre fresca (roja), mientras que aquellos con diarrea del intestino delgado pueden experimentar deposiciones más blandas y voluminosas, con sangre digerida (oscura). Otros síntomas pueden incluir pérdida de apetito, pérdida de peso y cambios en el comportamiento.

¿Qué Puedes Hacer por tu Mascota?

Si tu perro presenta diarrea, es importante prestar atención a su estado general y tomar nota de la frecuencia y características de las deposiciones. Observar signos de deshidratación, controlar su temperatura y asegurarse de que tenga acceso a suficiente agua son pasos clave. Además, controlar su dieta y evitar alimentos que puedan empeorar la situación es fundamental.

¿Cuándo Acudir al Veterinario?

Es recomendable llevar a tu perro al veterinario si su estado empeora, si la diarrea persiste por más de 24 horas, si hay presencia de sangre en las heces, si sospechas de ingestión de objetos extraños o sustancias tóxicas, o si presenta fiebre o hipotermia.

Diagnóstico y Tratamiento

En el veterinario, realizarán pruebas que crean necesarias para averiguar el origen de esta diarrea: análisis de heces, análisis de sangre, radiografías, ecografías y endoscopias. El tratamiento variará según el diagnóstico, pero puede incluir terapia de fluidos intravenosos, medicamentos como antibióticos o antiparasitarios, ajustes en la dieta…

Pongamos foco a la Diarrea Crónica del Intestino Grueso 

La diarrea crónica del intestino grueso es una condición que requiere un enfoque multidisciplinario para su manejo efectivo. En este segmento, exploraremos las causas, síntomas y opciones de tratamiento específicas para esta forma de diarrea, con un énfasis especial en el papel de la nutrición en el control de los síntomas y la mejora de la calidad de vida de los animales afectados.

La diarrea crónica del intestino grueso en perros puede ser causada por una variedad de factores, como intolerancias alimentarias, infecciones, enfermedades inflamatorias intestinales, estrés y enfermedades similares al síndrome del intestino irritable. Identificar la causa subyacente es crucial para el tratamiento efectivo: que puede incluir terapia dietética, medicación, probióticos y manejo del estrés.

La intervención dietética juega un papel fundamental en el tratamiento de la diarrea crónica del intestino grueso. Se recomienda una dieta rica en proteínas de alta digestibilidad, baja en grasas y con fuentes de fibra tanto soluble como insoluble. Además, los suplementos con probióticos, prebióticos como Colitum de Dr+Vet pueden ayudar a restablecer el equilibrio intestinal y controlar los síntomas.

Conclusión

La diarrea en los perros es un problema común que puede ser preocupante para los propietarios de mascotas. Sin embargo, con el diagnóstico y tratamiento adecuados, muchos casos de diarrea pueden manejarse con éxito. Es fundamental trabajar en colaboración con un veterinario para desarrollar un plan de tratamiento individualizado que aborde las necesidades específicas de tu perro y promueva su salud gastrointestinal a largo plazo.

En resumen, cuidar la salud gastrointestinal de tu mascota es esencial para garantizar su bienestar general y calidad de vida. Siempre que notes cambios en su comportamiento o síntomas de malestar digestivo, no dudes en consultar a tu veterinario para recibir orientación y atención adecuadas.


Spain-1200x675.png
25/Mar/2024

La Queratoconjuntivitis Seca (KCS), también conocida como «ojo seco», es una afección oftalmológica común en perros y gatos que afecta la superficie ocular, específicamente la córnea y la conjuntiva.

Esta enfermedad resulta de la deficiencia de alguna de las fases de la película lagrimal, lo que conduce a la hiperosmolaridad de la lágrima y, en consecuencia, a una serie de complicaciones oculares que pueden comprometer la salud visual del animal.

La estructura de la lágrima

Para entender mejor la KCS, es importante conocer las tres capas que componen la película lagrimal y sus funciones:

  • Capa mucinosa: Esta capa, la más interna, modifica la tensión superficial de la lágrima para que se adhiera y distribuya adecuadamente por la superficie del ojo. La mucina se produce y secreta principalmente en las células caliciformes conjuntivales.
  • Capa acuosa: La capa intermedia, y la más abundante, hidrata la superficie ocular y transporta nutrientes y oxígenos esenciales para el metabolismo de la córnea. También actúa como un mecanismo de lavado para eliminar desechos y cuerpos extraños. Esta porción acuosa se produce y secreta en las glándulas lagrimales principal y accesorias.
  • Capa lipídica: La capa más externa protege la capa acuosa de la evaporación, lo que permite que la lágrima permanezca en el ojo por más tiempo. Además, aumenta la tensión superficial de la lágrima, evitando el desbordamiento por el borde del párpado y lubricando los párpados. Esta capa se produce y secreta principalmente en las glándulas de Meibomio.

Clasificación de las KCS

La KCS se puede clasificar en dos tipos principales:

  • KCS cualitativa: Se produce por una disminución patológica de los componentes lipídicos o mucoides de la película lagrimal, lo que dificulta su permanencia en la córnea, ya sea por exceso de evaporación o por dificultad para adherirse. Suele deberse a un daño o inflamación en las glándulas de Meibomio o en las células caliciformes de la conjuntiva.
  • KCS cuantitativa: Se produce por una disminución patológica del componente acuoso de la película lagrimal. Puede tener diversas causas, siendo la más común la inflamación localizada y crónica inmunomediada de la glándula lagrimal. Esta es la forma más frecuente de KCS, y en la mayoría de los casos progresa a una forma mixta (cuantitativa y cualitativa) con el tiempo.

Que síntomas causa?

Los síntomas de la KCS pueden incluir exudado mucoso, hiperemia conjuntival, opacidad corneal, neovascularización, edema y ulceración corneal, entre otros.

Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la KCS requiere una evaluación exhaustiva de la historia clínica del paciente y pruebas oftalmológicas específicas, como el Test de Schirmer, Test de Fluoresceína y el Test Verde de Lisamina.

Que tratamiento se usa?

El tratamiento de la KCS puede incluir lágrimas artificiales, inmunosupresores tópicos y tratamientos quirúrgicos, dependiendo de la gravedad y la causa subyacente de la enfermedad. Además, la suplementación con nutracéuticos específicos como LACRIMALIS+ puede ayudar a manejar esta enfermedad, ofreciendo una ayuda natural para mantener la salud ocular de las mascotas.

 

Si tu mascota presenta síntomas compatibles con esta enfermedad, acude a tu veterinario de confianza para su correcto diagnóstico y tratamiento.


Disseny-sense-titol.png
02/Feb/2024

La atrofia progresiva de la retina es una condición oftalmológica degenerativa que afecta a los fotorreceptores en la retina y que constituye un desafío clínico significativo en la práctica veterinaria.

Esta enfermedad de origen hereditario afecta tanto a perros como a gato, siendo más frecuente observarlo en perros de raza grande.

Anatómicamente hay dos tipos de neuronas fotorreceptores: los bastones, situados en la periferia, y los conos, localizados en el centro. En esta enfermedad hay una pérdida progresiva de estos fotorreceptores que compromete la capacidad de la retina para captar la luz, resultando en la paulatina pérdida de la función visual del animal, ya que la información visual no puede ser transmitida eficientemente al cerebro. Su inicio, muy sutil en un inicio, hace que la detección temprana sea un desafío y a menudo los propietarios no perciben la enfermedad hasta que está en una etapa avanzada.

Esta condición, con un origen hereditario, afecta ambos ojos por igual, mostrando cierta predileccion por razas específicas, tales como el Caniche, Cocker, Labrador, Golden Retriever o el Bichon Maltés, aunque puede manifestarse en cualquier raza y especie animal (ver tabla 1).

Tabla 1. Razas predispuestas genéticamente a sufrir atrofia degenerativa de retina

Akita Doberman Rottweiler
Alaskan malamute Fox terrier Schnauzer miniatura
Basset hound Gran danés San Bernardo
Beagle Greyhound italiano Samoyedo
Border Collie Golden retriever Schnauzer gigante
Border Terrier Husky siberiano Scottish terrier
Bóxer Labrador retriever Shih tzu
Bull Mastiff Bichón maltés Spitz
Bull terrier Pastor belga malinois Spaniel tibetano
Chihuahua Pastor alemán Setter irlandés
Caniche Perro de agua portugués Setter inglés
Rough collie Pequinés Setter gordon
Cocker spaniel inglés Pointer Springer spaniel inglés
Cocker spaniel americano Pomerania Terrier tibetano
Carlino Papillón Teckel

¿Cuándo aparece la enfermedad?

La atrofia progresiva de la retina tiende a manifestarse a partir de los 8 años, pero la degeneración inicia su curso desde los 2-3 años de edad. Los síntomas iniciales suelen estar vinculados a la disfunción de los bastones, los cuales son los primeros fotorreceptores en deteriorarse y los responsables de la visión nocturna. En condiciones de luz tenue, los perros pueden mostrar dificultades para ver bien, mostrando una mayor inseguridad en su comportamiento. Los propietarios pueden notar este fenómeno durante los paseos nocturnos.

Los animales experimentan dificultades para percibir objetos y presentan pupilas dilatadas como respuesta a la falta de percepción de luz. En muchos casos, la atrofia progresiva de la retina se asocia con el desarrollo de cataratas; estas se desarrollan debido al daño ocular que producen las sustancias producidas por la retina degenerada.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la enfermedad requiere la validación del médico veterinario. Se recomienda realizar revisiones visuales anuales, especialmente en razas predispuestas a esta enfermedad.

Las pruebas diagnósticas esenciales para diagnosticar la atrofia progresiva de retina van a ser la oftalmoscopía para ver el fondo de ojo y la electrorrenitografía para valorar la respuesta de los fotoreceptores de retina.

¿Cuál es el tratamiento?

En términos de tratamiento, es crucial destacar que la atrofia progresiva de la retina carece de opciones curativas, dado su carácter degenerativo. Sin embargo, existen enfoques terapéuticos que pueden ralentizar su progresión, enfatizando la importancia del diagnóstico precoz para iniciar el tratamiento lo antes posible. Realizar revisiones periódicas en mascotas, especialmente en razas predispuestas y en perros que hayan sufrido cataratas en su juventud, es esencial, ya que ambas patologías a veces están interrelacionadas.

Dentro de las opciones terapéuticas, se incluyen vasodilatadores periféricos, vitaminas y suplementos de luteína como Retinae de Dr+Vet. Estos suplementos buscan proporcionar un soporte que, si bien no revierte la condición, puede mejorar la calidad de vida del paciente y prolongar su capacidad visual. En este contexto, la atención veterinaria especializada desempeña un papel fundamental en el manejo integral de la atrofia progresiva de la retina, proporcionando a los propietarios orientación y cuidados adaptados a las necesidades específicas de cada paciente.

Este texto tiene únicamente propósitos informativos. Te sugerimos que lleves a tu mascota al veterinario en caso de que manifieste algún malestar parecido a los mencionados en el artículo.


prova-dr-vet-1.png
16/Ene/2024

Cuándo nuestras mascotas envejecen, al igual que nosotros, empiezan a requerir algunos cuidados especiales y también un seguimiento veterinario más exhaustivo que durante el resto de su vida.

A partir de los 8 años aproximadamente, recomendamos una visita anual dónde el veterinario podrá revisar el peso, el estado físico general, realizar analíticas u otras pruebas en caso de ser necesarias. En estos controles se pueden llegar a diagnosticar enfermedades que todavía no presentan signos clínicos y en las que un tratamiento precoz puede ralentizar la progresión o desarrollo de tal enfermedad.

En este artículo nos vamos a centrar en el defecto de la visión más común en animales de compañía geriátricos: las cataratas. Una de las afectaciones oculares más frecuentes que vemos en la consulta veterinaria son las cataratas. El origen de estas suele venir asociado con la edad y a la degeneración del cristalino debido al aumento de capas de este y al daño oxidativo que sufre durante su vida. Otras causas de aparición de cataratas pueden ser la diabetes mellitus, golpes o traumatismos, congénitas/hereditarias o por atrofias de retina.

¿Cómo se forma la catarata?

El cristalino es una lente formada por varias capas situada en el interior del ojo, su función es la de concentrar la luz para que se proyecte adecuadamente en la retina. Con el paso del tiempo y el proceso natural de envejecimiento, el cristalino tiende a acumular capas adicionales. Este proceso gradual de acumulación de capas puede hacer que el cristalino se vuelva más denso y menos transparente.

¿Cómo detectar que nuestra mascota tiene cataratas?

En casa podemos sospechar de la presencia de cataratas y será el veterinario el que confirmará el diagnóstico y nos podrá indicar qué tratamiento podremos ofrecer a nuestra mascota. Si se detectan y se tratan a tiempo, las cataratas no deberían suponer ningún problema. En casa podremos ver una cierta opacidad de color blanquecina o azulada (al inicio) en cristalino. Si la catarata ya ha avanzado más, veremos claramente la opacidad o que el animal se da golpes en obstáculos que pueda encontrar debido a la dificultad de visión.

En fases iniciales (A,B), cuándo todavía no está madura, hay todavía opciones de tratamientos no quirúrgicos como por ejemplo la suplementación de la dieta con vitaminas y antioxidantes para ralentizar la aparición de las cataratas. Se podrían utilizar complementos nutricionales especializados cómo Occulus+ de Dr+Vet, enfocado a proporcionar vitaminas A,C,E y minerales antioxidantes para retrasarla evolución de la enfermedad.

Una vez la catarata ha evolucionado (C), un veterinario especialista nos indicará la mejor solución quirúrgica, después de una exhaustiva revisión del estado de salud y de visión de la mascota. Las cataratas son una enfermedad operables con alta tasa de éxito (alrededor del 90%). Habitualmente la recuperación postquirúrgica supone unos días con colirios antiinflamatorios y antibióticos hasta su alta médica.

Fases de la catarata
Figura 1. Fases de las cataratas en perros: A. Fase inicial B. Catarata inmadura C. Catarata madura (punto de cirugía)

A medida que el cristalino se vuelve menos transparente y la luz ya no puede pasar a través de él de manera clara. En términos sencillos, las capas adicionales en el cristalino alteran su estructura original causando daños irreversibles que afectan su capacidad para enfocar la luz de manera adecuada en la retina.

La fórmula Dr+Vet: Occulus+

Cómo hemos comentado anteriormente, Dr+Vet ofrecemos el suplemento nutricional Occulus+ recientemente reformulado para aumentar su potencial antioxidante con el ácido alfa lipoico. Este producto contiene abundantes vitaminas, minerales y componentes antioxidantes que promueven la salud ocular en general y ayudan a ralentizar la progresión de la enfermedad.

Para saber más sobre este producto puedes leer en el blog dedicado especialmente al producto y a su reformulación: https://drvet.pet/presentamos-occulus-proteccion-del-cristalino-mejorada/


Copia-de-en-nuestra-LINEA-OFTALMOLOGICA-2.png
14/Dic/2023

La queratoconjuntivitis seca (QCS) es una afección de la superficie ocular (córnea y conjuntiva) secundaria a la deficiencia de alguna de las fases de la película lacrimal y que tiene una prevalencia en perros del 0,4%, según el IVO.

La QCS cualitativa se caracteriza por la disminución patológica de componentes lipídicos o mucoides en la película lagrimal. Esto conduce a una hiperosmolaridad lacrimal debido a un aumento en la evaporación. Es más común en razas braquiocefálicas y en casos de lagoftalmos.

En este estudio, llevado a cabo en colaboración con el Instituto Veterinario Oftalmológico (IVO), se ha realizado una exhaustiva evaluación de distintos enfoques terapéuticos para la QCS cualitativa.

Se seleccionaron diez perros, incluyendo cinco de razas braquiocefálicas, con un seguimiento de dos meses. Los pacientes seleccionados presentaban en la 1ª visita blefaroespasmo, epífora, aumento de las secreciones serosas en comparación con la normalidad, o una combinación de estos síntomas, además por tal de poder ser incluidos en el presente estudio, debían de contar con valores en el test de Schirmer (STT-1) superiores a 10mm/min.

Se excluyeron casos con úlcera corneal y aquellos bajo tratamientos que pudieran interferir con las pruebas diagnósticas. Se llevaron a cabo una serie de pruebas diagnósticas, como el test de Schirmer (STT-1), test de fluoresceína, break-up time (TBUT), test verde de lisamina, citología de impresión (CIC) y OSA-VET®.

El tratamiento seleccionado incluyó el uso de humectantes y lubricantes tópicos como reemplazos de lágrima. Además, se implementó el suplemento alimentario Lacrimalis de Dr+Vet. Esta fórmula, rica en ácidos grasos omega-3, lactoferrina, vitaminas C y E, Zinc y Cobre.

Los resultados indicaron mejoras significativas en la citología de impresión, interferometría y en el tiempo de rotura de la película lagrimal. Hubo una leve reducción en la producción lacrimal, posiblemente atribuida a la disminución del reflejo compensatorio por hiperosmolaridad.

Conclusiones

Esta comparativa de casos clínicos subraya la importancia de un enfoque multidisciplinario en el manejo de la QCS cualitativa. La combinación de humectantes y lubricantes tópicos con el suplemento Lacrimalis ofrece una perspectiva prometedora en el manejo de esta afección.

La comparativa de casos clínicos realizada por el IVO proporciona una valiosa contribución al abordaje de la QCS cualitativa en perros. Agradecemos a los Dres. Maria Simó y Francisco Simó su colaboración en esta primera aproximación al uso de nutracéuticos en enfermedades oculares de perros.

Puedes consultar la comparativa de casos clínicos aquí: COMPARATIVA DE 10 CASOS CLÍNICOS EN PERROS CON KCS CUALITATIVA


perro2.jpg
09/Mar/2023

Dr+Vet lanza una nueva formulación de LACRIMALIS con mayor concentración en ácidos grasos, EPA y DHA llamada LACRIMALIS+

Como hemos explicado anteriormente en el blog mediante el artículo «Puntos Clave de la Queratoconjuntivitis Seca«, esta es una de las patologías oculares más comunes en la clínica diaria de pequeños animales. Hagamos un breve repaso y ampliación de lo ya comentado en el anterior artículo:

¿Qué es la queratoconjuntivitis seca?

La Queratoconjuntivitis Seca (KCS) es una enfermedad inflamatoria de la superficie ocular (córnea y conjuntiva) secundaria a la deficiencia de alguna de las fases de la película lacrimal y que genera una hiperosmolaridad de la lágrima. Esta hiperosmolaridad y el aumento en la fricción propiciarán infecciones secundarias, deshidratación y malnutrición de la córnea y de la conjuntiva y aumentarán la probabilidad de ulceraciones corneales.

¿Qué capas o fases forman la película lacrimal?

– Capa mucínica: la más interna, modifica la tensión superficial de la lágrima para que esta se adhiera y distribuya correctamente por la superficie de la córnea. La mucina se produce y secreta principalmente en las células caliciformes conjuntivales.

– Capa acuosa: la intermedia y con diferencia la más abundante. Hidrata la superficie ocular y por ella se difunden los nutrientes y el oxígeno esenciales para el metabolismo de la córnea. También tiene un efecto físico eliminando por lavado los restos corneales y cuerpos extraños. La porción acuosa se produce y secreta en las glándulas lacrimales principal y accesoria.

– Capa lipídica: la más externa, protege la capa acuosa de la evaporación, permitiendo que permanezca más tiempo sobre el ojo. Además, también aumenta la tensión superficial de la lágrima evitando el desbordamiento (epífora) por el borde palpebral y lubrica los párpados. Producida y secretada principalmente por las glándulas de Meibomio.

¿Cómo se clasifican las KCS?

La clasificación básica y más extendida es la siguiente:

– Cualitativa: por disminución patológica de los componentes lipídico o mucoide de la película lacrimal, lo cual dificulta la permanencia de la lágrima en la córnea, ya sea por exceso de evaporación o por dificultad para adherirse. Suele deberse a un daño o inflamación en las glándulas de Meibomio o en las células caliciformes de la conjuntiva.

– Cuantitativa: por disminución patológica del componente acuoso de la película lacrimal. Puede haber diferentes orígenes, siendo el más común la inflamación localizada y crónica inmunomediada de la glándula lacrimal. Es el tipo de KCS más frecuente, aunque la mayoría suelen progresar a KCS mixta (cuantitativa y cualitativa) con el paso del tiempo.

¿Cómo interviene LACRIMALIS+ en la mejora de los signos clínicos de KCS?

LACRIMALIS+ es un complemento alimenticio a base de productos naturales que ayuda a mejorar los signos clínicos del ojo seco aumentando la cantidad y calidad de la lágrima.

Su fórmula rica en ácidos grasos Omega 3 ayuda a modificar el perfil lipídico de la lágrima, siendo esta de mejor calidad y reduciendo así su evaporación. Además, los Omega 3 también aportan un efecto antioxidante y antiinflamatorio sobre las glándulas de Meibomio y la superficie ocular.

LACRIMALIS+ también está enriquecido con Lactoferrina, un componente naturalmente presente en la lágrima y que le otorga propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antifúngicas.

Finalmente, su precisa combinación de minerales, como el zinc o el cobre, y de vitaminas C y E le confieren un efecto antioxidante que potencia el de los ácidos grasos Omega 3.

¿Qué diferencia a LACRIMALIS+ del anterior LACRIMALIS?

El principal cambio en la formulación de LACRIMALIS atañe a la fuente de ácidos grasos Omega 3. En LACRIMALIS+ hemos añadido, fuentes más puras de EPA y DHA. La versión líquida está suplementada con una alta proporción de aceite de pescado, que contiene EPA y DHA de forma natural y directa, manteniendo también el aporte de ácido alfa-linolénico ya presente en LACRIMALIS. En cuanto a la versión en comprimidos, los EPA y DHA se aportan puros para garantizar una proporción mucho más elevada.


french-bulldog-dog-breeds-white-polka-dot-black-on-marble.jpg
28/Abr/2022

Hoy os hablaremos de una de las patologías oculares más comunes en perros: la enfermedad del ojo seco o Queratoconjuntivitis Seca.

La Queratoconjuntivitis Seca es una enfermedad inflamatoria de la superficie ocular (córnea y conjuntiva) secundaria a la deficiencia de alguna de las fases de la película lacrimal y que genera una hiperosmolaridad de la lágrima. Esta hiperosmolaridad y el aumento en la fricción propiciarán infecciones secundarias, deshidratación y malnutrición de la córnea y de la conjuntiva y aumentarán la probabilidad de ulceraciones corneales. A su vez, la inflamación crónica de la superficie ocular también acabará generando una hiperemia conjuntival, hiperqueratinización y engrosamiento del epitelio corneal, vascularización corneal con aumento de la migración de células inflamatorias y el depósito de pigmento, lípidos y calcio. El pronóstico suele ser favorable, aunque dependerá de la causa de la enfermedad y de si se implementa un tratamiento efectivo de manera temprana e individualizado para cada uno de los pacientes.

Hay dos grandes clasificaciones de Queratoconjuntivitis Seca:

  • Cualitativa: Disminución patológica de los componentes lipídico o mucoide de la película lacrimal. En este caso, la glándula lacrimal es funcional y la hiperosmolaridad de la lágrima se debe a un aumento en su evaporación. La causa de este tipo de Queratoconjuntivitis Seca puede ser un daño o inflamación aguda/crónica en las glándulas de Meibomio y/o de las células calciformes de la conjuntiva, como por ejemplo en los casos de blefaritis infecciosas, dermatitis seborreica, etc.
  • Cuantitativa: Disminución patológica del componente acuoso de la película lacrimal. En este caso, la hiperosmolaridad se debe a una secreción reducida del componente acuoso en condiciones de evaporación normales. Esta es la presentación inicial más común en perros, aunque en la mayoría de los casos, se genera un círculo vicioso en el que se acaba afectando también los otros tipos de componentes de la película lacrimal.

Las causas de la Queratoconjuntivitis Seca de tipo cuantitativa son variadas, como enfermedades infecciosas, enfermedades endocrinas, enfermedades inmunomediadas/autoinmunes sistémicas, iatrogénicas (quirúrgicas), etc. aunque la más común es la inflamación localizada y crónica inmunomediada de la glándula lacrimal (adenitis inmunomediada). Hay razas de perros y de gatos que están más predispuestas, tal y como ya os comentamos en una de nuestras anteriores publicaciones en nuestras redes sociales (Instagram y Linkedin), como por ejemplo las razas braquiocefálicas, West Highland White Terrier, Cocker Spaniel y Americano, etc.

Los síntomas que se pueden presentar son: exsudado mucoso muy característico, hiperemia conjuntival, córnea opaca, con neovascularización, edema y ulceración corneal, etc.

Para llegar a su diagnóstico, tendremos que estar atentos a la anamnesis e historia clínica del paciente, realizar una revisión general y oftalmoscópica, si sospechamos de patologías sistémicas analíticas generales y otras pruebas complementarias y un seguido de pruebas oftalmológicas: Test de Shirmer, Test de Fluoresceína, Test Verde de Lisamina, TBUT (Tear Break-up Time), Citología de Impresión y Test de Osavet.

Existen diversos tipos de tratamientos médicos sistémicos y tópicos como las lágrimas artificiales (hay gran variedad), los inmunosupresores tópicos, etc. y en la mayoría de las veces se podrán aplicar de manera conjunta. Además, en el caso de que haya problemas secundarios como infecciones o úlceras corneales, también habrá que tratarlos. También existen procedimientos quirúrgicos como la transposición del conducto paratiroideo, entre otros.

Otra baza primordial para ayudar a mejorar los síntomas de la Queratoconjuntivitis Seca, de la que ya se han realizado estudios en perros y que tiene otros en realización para demostrar su eficacia, será la suplementación con nutracéuticos específicos como Lacrimalis, ricos en Ácidos Grasos Omega-3 que mejorarán la calidad, estabilidad y secreción lacrimal, la Lactoferrina con propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas en la superficie ocular y antioxidantes como las Vitaminas E y C y los minerales Zinc y Cobre.

Desde Dr+Vet Pet Care by Böthmen Pharma, os iremos presentando cada una de las diferentes pruebas oftalmológicas que hemos mencionado poco a poco durante las siguientes semanas juntamente con el Instituto Veterinario Oftalmológico (IVO) para que las conozcáis más a fondo ¡No os lo perdáis!


the-medicine-pet-care-and-people-concept-dog-and-veterinarian-doctor-at-vet-clinic-1.jpg
14/Mar/2022

El pasado sábado 12 de marzo fue el día mundial del Glaucoma ¿Sabías que el Glaucoma es de las principales causas de ceguera en los perros? Por tal de aumentar la concienciación sobre esta enfermedad que presenta una de las urgencias oculares más comunes en la clínica de pequeños animales, os explicamos a continuación los puntos clave de la patología.

El Glaucoma es una enfermedad crónica neurodegenerativa del nervio Óptico y de la retina. Se caracteriza por una alteración en el equilibrio entre la producción y la salida del humor acuoso, haciendo que se acumule dentro del ojo y aumentando de esta manera, la presión intraocular (PIO). Una vez aumenta la PIO, de manera progresiva se irán dañando las Células Ganglionares de la retina llevando a su apoptosis y se generará una neuritis del N.Óptico, esto podrá llevar a la pérdida de la visión del paciente. El pronóstico del paciente suele ser reservado, con la mayoría de ellos pudiendo perder la vista de ambos ojos de manera progresiva e incluso, en algunos casos, llegando a la enucleación de los ojos afectados.

Hay diferentes clasificaciones de los glaucomas:

  • Según su evolución podemos clasificarlos en agudos o crónicos.
  • Según la causa, podremos diferenciarlos entre:
    • Congénito
    • Primario: normalmente ligado a factores hereditarios. Es el más común en perros.
    • Secundario a otras patologías intraoculares. Más habitualmente en gatos.
  • Según la morfología del ángulo iridocorneal podrán ser:
    • De ángulo abierto: es el más habitual en humanos. En perros, hay algunas razas predispuestas, como el Beagle o el Norweigan Elkhound.
    • De ángulo estrecho
    • De ángulo cerrado: Es el tipo más común en perros. Las razas más predispuestas son Cocker Spaniel Americano e Inglés, Basset Hound, Chihuahua, Gran Danés, Labrador Retriever, Chow-Chow, Shar-pei, etc. tal y como ya os mostramos anteriormente en nuestras redes sociales (LinkedinInstagram).

En las fases más iniciales cuando la PIO está levente elevada, los síntomas suelen pasar desapercibidos, pero estos irán progresando hasta que la PIO esté marcadamente elevada y es entonces cuando el paciente podrá presentar: dolor severo, ojos enrojecidos, fotofobia (intolerancia a la luz), epífora (lagrimeo excesivo y constante), midriasis (dilatación de la pupila), etc.

Para llegar a su diagnóstico tendremos que estar atentos a la anamnesis e historia clínica del paciente, realizar una revisión general y oftalmoscópica, medir la PIO mediante la tonometría (hay gran variedad de diferentes tonómetros en el mercado) y evaluar la morfología del ángulo iridocorneal mediante gonioscopia. En algunos casos al paciente se le podrá realizar otras pruebas como la ecografía de alta resolución.

Se pueden usar diversos tipos de tratamientos médicos (tópicos o sistémicos) o quirúrgicos (como por ejemplo las diferentes técnicas de la cirugía ciclodestructiva con láser) con el fin de intentar reducir la PIO. Otra baza primordial en el tratamiento del glaucoma para intentar retrasar al máximo la pérdida de la visión del paciente, ya sea en los dos ojos si el diagnóstico es precoz o de al menos uno de los dos, cuando la vista se haya perdido ya en uno, será la suplementación con nutracéuticos como Glauco, ricos en vitaminas del grupo B y otras substancias antioxidantes y neuroprotectoras como el Ginkgo Biloba o el arándano silvestre, para ayudar a reducir la progresión de la enfermedad protegiendo la retina y al N.Óptico de los dañinos radicales libres a causa del aumento del estrés oxidativo y aumentando el flujo sanguíneo al N.Óptico.

Como conclusión, cuanta mayor información y conocimiento tengamos del glaucoma y se puedan realizar diagnósticos más precoces en los que la visión aún esté preservada, mayor oportunidad tendremos de que las opciones de tratamiento sean más eficaces y así, reducir el daño a la retina y el N.Óptico, mejorando la calidad de vida de los perros afectados.


BLG1712022.jpg
17/Ene/2022

Los últimos meses, y sobre todo tras la publicación de Danika Bannasch et al. el pasado mes de diciembre en la revista Canine Medicine and Genetics, la endogamia entre razas caninas está siendo ultimamente el tema principal en los medios de salud animal. La endogamia es cuando existe un parentesco alto entre uno y/o diferentes ejemplares.

Os estaréis preguntando la relación entre este estudio y la predisposición a padecer patologías oculares de algunas razas caninas, ¿verdad? A continuación, os desvelaremos cómo de relacionadas están ambas cuestiones.

A diferencia de los animales que componen la producción animal, los perros de raza son seleccionados en base a su pedigrí y caracteres fenotípicos o de apariencia física. El pedigrí o árbol genealógico es insuficiente ya que no abarca un número significativo de individuos; mientras que en lo que se refiere a los caracteres o rasgos de apariencia, repercuten en que se acaben seleccionando caracteres funcionales y/o vitales para el animal. El estudio de Bannash et al. calcula, mediante la base de datos de Wisdom Health Genetics, una endogamia promedio del 25% en 227 razas. Una alta endogamia es significativa de tener una alta prevalencia a padecer ciertas enfermedades. Además de la endogamia, la calidad de vida de las mascotas ha mejorado, lo que implica que al igual que en los humanos, al vivir más años se inicien problemas degenerativos asociados a la edad.

Son muy conocidas algunas asociaciones como la displasia de cadera en los Golden Retriever o las insuficiencias cardiacas de los braquiocefálicos. Aun así, siempre nos olvidamos de las que afectan a la vista, las cuales además de ser extremadamente molestas, pueden acabar teniendo grandes repercusiones en la salud del animal. Es por eso por lo que el pasado mes hicimos varias publicaciones en nuestras redes sociales (LinkedIn Instagram) presentando los productos de nuestra línea oftalmológica asociando los caninos (y felinos, menos frecuentes) predispuestos a padecer las diferentes afecciones oculares. Para ello nos basamos en un estudio de la BVA (British Veterinary Association) y The Kennel Club. Os dejamos a continuación los enlaces a cada publicación para cada patología:

Cuando existen degeneraciones asociadas a la edad o por predisposiciones genéticas, las opciones de tratamiento quedan reducidas. Los tratamientos de apoyo que ralentizan la aparición y/o alivian la sintomatología son muchas veces la única solución. LA PREVENCIÓN ES LA CLAVE.

Os dejamos el siguiente enlace para que consultéis las todas las enfermedades, independientemente de las oculares, a las que se encuentra predispuesta cada raza.


Copyright by Boothmen Pharma 2023. All rights reserved.