Puntos clave de la Queratoconjuntivitis Seca

Hoy os hablaremos de una de las patologías oculares más comunes en perros: la enfermedad del ojo seco o Queratoconjuntivitis Seca.

La Queratoconjuntivitis Seca es una enfermedad inflamatoria de la superficie ocular (córnea y conjuntiva) secundaria a la deficiencia de alguna de las fases de la película lacrimal y que genera una hiperosmolaridad de la lágrima. Esta hiperosmolaridad y el aumento en la fricción propiciarán infecciones secundarias, deshidratación y malnutrición de la córnea y de la conjuntiva y aumentarán la probabilidad de ulceraciones corneales. A su vez, la inflamación crónica de la superficie ocular también acabará generando una hiperemia conjuntival, hiperqueratinización y engrosamiento del epitelio corneal, vascularización corneal con aumento de la migración de células inflamatorias y el depósito de pigmento, lípidos y calcio. El pronóstico suele ser favorable, aunque dependerá de la causa de la enfermedad y de si se implementa un tratamiento efectivo de manera temprana e individualizado para cada uno de los pacientes.

Hay dos grandes clasificaciones de Queratoconjuntivitis Seca:

  • Cualitativa: Disminución patológica de los componentes lipídico o mucoide de la película lacrimal. En este caso, la glándula lacrimal es funcional y la hiperosmolaridad de la lágrima se debe a un aumento en su evaporación. La causa de este tipo de Queratoconjuntivitis Seca puede ser un daño o inflamación aguda/crónica en las glándulas de Meibomio y/o de las células calciformes de la conjuntiva, como por ejemplo en los casos de blefaritis infecciosas, dermatitis seborreica, etc.
  • Cuantitativa: Disminución patológica del componente acuoso de la película lacrimal. En este caso, la hiperosmolaridad se debe a una secreción reducida del componente acuoso en condiciones de evaporación normales. Esta es la presentación inicial más común en perros, aunque en la mayoría de los casos, se genera un círculo vicioso en el que se acaba afectando también los otros tipos de componentes de la película lacrimal.
Las causas de la Queratoconjuntivitis Seca de tipo cuantitativa son variadas, como enfermedades infecciosas, enfermedades endocrinas, enfermedades inmunomediadas/autoinmunes sistémicas, iatrogénicas (quirúrgicas), etc. aunque la más común es la inflamación localizada y crónica inmunomediada de la glándula lacrimal (adenitis inmunomediada). Hay razas de perros y de gatos que están más predispuestas, tal y como ya os comentamos en una de nuestras anteriores publicaciones en nuestras redes sociales (Instagram y Linkedin), como por ejemplo las razas braquiocefálicas, West Highland White Terrier, Cocker Spaniel y Americano, etc.

Los síntomas que se pueden presentar son: exsudado mucoso muy característico, hiperemia conjuntival, córnea opaca, con neovascularización, edema y ulceración corneal, etc.

Para llegar a su diagnóstico, tendremos que estar atentos a la anamnesis e historia clínica del paciente, realizar una revisión general y oftalmoscópica, si sospechamos de patologías sistémicas analíticas generales y otras pruebas complementarias y un seguido de pruebas oftalmológicas: Test de Shirmer, Test de Fluoresceína, Test Verde de Lisamina, TBUT (Tear Break-up Time), Citología de Impresión y Test de Osavet.

Existen diversos tipos de tratamientos médicos sistémicos y tópicos como las lágrimas artificiales (hay gran variedad), los inmunosupresores tópicos, etc. y en la mayoría de las veces se podrán aplicar de manera conjunta. Además, en el caso de que haya problemas secundarios como infecciones o úlceras corneales, también habrá que tratarlos. También existen procedimientos quirúrgicos como la transposición del conducto paratiroideo, entre otros.

Otra baza primordial para ayudar a mejorar los síntomas de la Queratoconjuntivitis Seca, de la que ya se han realizado estudios en perros y que tiene otros en realización para demostrar su eficacia, será la suplementación con nutracéuticos específicos como Lacrimalis, ricos en Ácidos Grasos Omega-3 que mejorarán la calidad, estabilidad y secreción lacrimal, la Lactoferrina con propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas en la superficie ocular y antioxidantes como las Vitaminas E y C y los minerales Zinc y Cobre.

Desde Dr+Vet Pet Care by Böthmen Pharma, os iremos presentando cada una de las diferentes pruebas oftalmológicas que hemos mencionado poco a poco durante las siguientes semanas juntamente con el Instituto Veterinario Oftalmológico (IVO) para que las conozcáis más a fondo ¡No os lo perdáis!

Puntos Clave del Glaucoma

El pasado sábado 12 de marzo fue el día mundial del Glaucoma ¿Sabías que el Glaucoma es de las principales causas de ceguera en los perros? Por tal de aumentar la concienciación sobre esta enfermedad que presenta una de las urgencias oculares más comunes en la clínica de pequeños animales, os explicamos a continuación los puntos clave de la patología.

El Glaucoma es una enfermedad crónica neurodegenerativa del nervio Óptico y de la retina. Se caracteriza por una alteración en el equilibrio entre la producción y la salida del humor acuoso, haciendo que se acumule dentro del ojo y aumentando de esta manera, la presión intraocular (PIO). Una vez aumenta la PIO, de manera progresiva se irán dañando las Células Ganglionares de la retina llevando a su apoptosis y se generará una neuritis del N.Óptico, esto podrá llevar a la pérdida de la visión del paciente. El pronóstico del paciente suele ser reservado, con la mayoría de ellos pudiendo perder la vista de ambos ojos de manera progresiva e incluso, en algunos casos, llegando a la enucleación de los ojos afectados.

Hay diferentes clasificaciones de los glaucomas:

  • Según su evolución podemos clasificarlos en agudos o crónicos.
  • Según la causa, podremos diferenciarlos entre:
    • Congénito
    • Primario: normalmente ligado a factores hereditarios. Es el más común en perros.
    • Secundario a otras patologías intraoculares. Más habitualmente en gatos.
  • Según la morfología del ángulo iridocorneal podrán ser:
    • De ángulo abierto: es el más habitual en humanos. En perros, hay algunas razas predispuestas, como el Beagle o el Norweigan Elkhound.
    • De ángulo estrecho
    • De ángulo cerrado: Es el tipo más común en perros. Las razas más predispuestas son Cocker Spaniel Americano e Inglés, Basset Hound, Chihuahua, Gran Danés, Labrador Retriever, Chow-Chow, Shar-pei, etc. tal y como ya os mostramos anteriormente en nuestras redes sociales (Linkedin, Instagram).
En las fases más iniciales cuando la PIO está levente elevada, los síntomas suelen pasar desapercibidos, pero estos irán progresando hasta que la PIO esté marcadamente elevada y es entonces cuando el paciente podrá presentar: dolor severo, ojos enrojecidos, fotofobia (intolerancia a la luz), epífora (lagrimeo excesivo y constante), midriasis (dilatación de la pupila), etc.

Para llegar a su diagnóstico tendremos que estar atentos a la anamnesis e historia clínica del paciente, realizar una revisión general y oftalmoscópica, medir la PIO mediante la tonometría (hay gran variedad de diferentes tonómetros en el mercado) y evaluar la morfología del ángulo iridocorneal mediante gonioscopia. En algunos casos al paciente se le podrá realizar otras pruebas como la ecografía de alta resolución.

Se pueden usar diversos tipos de tratamientos médicos (tópicos o sistémicos) o quirúrgicos (como por ejemplo las diferentes técnicas de la cirugía ciclodestructiva con láser) con el fin de intentar reducir la PIO. Otra baza primordial en el tratamiento del glaucoma para intentar retrasar al máximo la pérdida de la visión del paciente, ya sea en los dos ojos si el diagnóstico es precoz o de al menos uno de los dos, cuando la vista se haya perdido ya en uno, será la suplementación con nutracéuticos como Glauco, ricos en vitaminas del grupo B y otras substancias antioxidantes y neuroprotectoras como el Ginkgo Biloba o el arándano silvestre, para ayudar a reducir la progresión de la enfermedad protegiendo la retina y al N.Óptico de los dañinos radicales libres a causa del aumento del estrés oxidativo y aumentando el flujo sanguíneo al N.Óptico.

Como conclusión, cuanta mayor información y conocimiento tengamos del glaucoma y se puedan realizar diagnósticos más precoces en los que la visión aún esté preservada, mayor oportunidad tendremos de que las opciones de tratamiento sean más eficaces y así, reducir el daño a la retina y el N.Óptico, mejorando la calidad de vida de los perros afectados.